Línea de investigación

Geofísica Marina

Eduardo Contreras R., académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, lidera esta línea de trabajo en el INSUD y en los siguientes párrafos nos explica el trabajo que se realizará.

“Nos enfocaremos en el estudio de la estructura y las características de la Placa oceánica de Nazca y la región costa afuera de la Placa continental Sudamericana. El proceso de subducción comienza en el fondo oceánico, o sea cuando la Placa oceánica comienza a subductar o a tocar por debajo a la placa continental. Buscamos comprender cuál es la importancia de la Placa de Nazca y de la parte que hace contacto con la placa continental que está bajo el mar”, comentó el profesor del DGF y director del INSUD.

“Los procesos de subducción comienzan en el fondo oceánico. Si uno no entiende el comienzo de la subducción difícilmente va entender el proceso de subducción globalmente.”

¿Cuál es la relevancia de esta línea?

El académico Eduardo Contreras argumentó que “los procesos de subducción comienzan en el fondo oceánico; así también respecto a los terremotos más grandes que han ocurrido en Chile su área de ruptura está casi en un 80% bajo el mar. Entonces, sí uno no entiende el comienzo de la subducción difícilmente va entender el proceso de subducción completo y es ahí donde radica la importancia del estudio de esta línea”.

¿Qué cruces destacas con las otras líneas de investigación?

El profesor del DGF destacó respecto a la línea de vulcanismo que “la Placa oceánica de Nazca es la que trae agua almacenada que más tarde es expulsada a profundidades de 100-150 km debido  a las altas condiciones de presión y temperatura y eso afecta la fusión parcial causando magmagtismo y así promoviendo actividad volcánica en Los Andes. De esta forma, si uno no entiende cómo es la estructura de la Placa oceánica tampoco va entender los procesos volcánicos globalmente en el proceso de subducción.”

Respecto a la línea de sismología destacó que para la modelación de los tsunamis, uno de los principales inputs que se necesitan se vincula con el conocimiento de la topografía del fondo del mar. “La geofísica marina entrega antecedentes claves para poder realizar los modelamientos de tsunamis”, concluyó Contreras.

¿Cuáles serán las zonas de estudio?

Al igual que el resto de las líneas se trabajará principalmente en dos grandes áreas del país: el norte grande y en el sur en la región de Los Lagos.

No obstante, el académico del DGF destacó que “si durante los tres años que dura el proyecto ocurre un terremoto o una erupción volcánica importante en otro lugar de Chile, incluyendo ciertas zonas de Perú (ya que la geología no tiene fronteras) será incorporado en nuestro estudio”.

“La comprensión del entorno natural de un país situado en una zona de subducción es crucial para reducir el impacto de los peligros naturales”

Eduardo Contreras, investigador principal de la línea Geofísica Marina

Recolección de datos marinos

El investigador del INSUD comentó que debido a los altos costos que tienen las investigaciones del subsuelo marino, ya que son más complejas y costosas y se deben realizar a bordo de un crucero científico, se trabajará en el análisis y estudio de datos que se levantaron con anterioridad.

“Se usarán datos que ya hemos adquirido, pero además se continuará postulando para poder subir a las nuevas expediciones chilenas que lidera el Buque Cabo de Hornos y poder recopilar así más antecedentes marinos” comentó Contreras. A comienzos de 2018 el investigador del INSUD , Andrei Maksymowicz se embarcó  en el buque Cabo de Hornos de la Armada de Chile, junto a estudiantes del DGF, con el propósito de levantar datos en la zona cercana al terremoto que ocurrió en Illapel el 2015. En la ocasión fueron el único grupo científico a bordo del barco que realizó geofísica marina. Su investigación se enfocó en dos áreas: realizar batimetría de alta resolución y utilizar el perfilador de subfondo marino, que dispone el crucero, para analizar las estructuras de la Placa Oceánica de Nazca, localizadas inmediatamente al oeste de la subducción bajo el continente.

Otro ejemplo del trabajo en terreno previamente realizado ocurrió a finales del 2014, cuando un equipo liderado por el profesor Contreras junto a investigadores de la Universidad de Kiel y el Instituto GEOMAR de Alemania instalaron una red de sismómetros submarina que permitió monitorear la actividad sísmica en la zona de ruptura del terremoto del norte de Chile ocurrido en abril de 2014. El crucero duró aproximadamente una semana y se realizó a bordo del buque OPV Toro de la Armada de Chile que, junto al SHOA, participaron en este proyecto científico.

Respecto a los datos levantados para la zonas norte y sur, Eduardo Contreras relató que durante 2016 y 2017 se realizó un proyecto de colaboración entre investigadores del Instituto de Investigación de la University of Texas at Austin, la Oregon State University de Estados Unidos y el DGF- Universidad de Chile, a bordo del buque estadounidense R/V Marcus Langseth de la Universidad de Columbia. Esta expedición permitió tomar imágenes del fondo y subsuelo marino, para conocer mejor la superficie y estructura interna de la Placa de Nazca. La expedición duró aproximadamente 40 días y se investigaron tres zonas del centro y sur del territorio nacional, donde se han generado las rupturas de los terremotos de Illapel en 2015, del Maule en 2010 y el de Valdivia en 1960.

¿Cómo apuntará esta línea a la formación de capital humano?

Eduardo Contreras destacó que al igual que las otras líneas de trabajo, se incorporarán estudiantes de postgrado –magíster y doctorado- asociados al proyecto.